Gavriel Savit

PRINCIPAL Gavriel Savit

GAVRIEL SAVIT

Incertidumbres y preguntas

Anna y el hombre Golondrina (Plaza & Janés) se ha comparado con El niño del pijama de rayas. No es mala comparación –no siempre resultan odiosas-, pero quizá Gavriel Savit llega, en su primera novela, un poco más allá.

ANA GAZQUEZ

En pocas frases, ¿cómo describiría su libro?

Anna y el hombre Golondrina es un cuento de hadas que sucede en Polonia durante los años 1930 y 1940, y que sigue los pasos de una joven llamada Anna en su lucha por crecer y mantenerse a salvo en un mundo en guerra. Anna se queda sin padres a una edad muy temprana y pronto se encuentra con el hombre Golondrina, un astuto embaucador de dedos muy largos y mirada profunda. El hombre Golondrina le enseñará a Anna cómo comportarse en un mundo peligroso, y juntos harán todo lo posible para salir ilesos a cualquier precio. Anna y el hombre Golondrina es un libro acerca de las extrañas incertidumbres de la guerra y la infancia, y su objetivo no es tanto ofrecer respuestas como plantear nuevas preguntas.

¿Por qué describe Anna y el hombre Golondrina como un cuento de hadas?

Creo que mi libro comparte, en cuanto a la atmósfera, gran cantidad de su ADN con los cuentos de hadas, pero en verdad tengo una relación complicada con ellos: siempre pienso que me gustan más de lo que en realidad me gustan. A pesar de mi entusiasmo inicial, cuando cojo un libro de cuentos, la naturaleza arquetípica e impersonal de sus personajes termina por aburrirme. Eso sí, lo que nunca deja de interesarme es lo que está ocurriendo fuera del foco de la cámara, por así decirlo. Los antecedentes de un cuento no suelen ser muy específicos, pero siempre transmiten un mensaje muy claro: el mundo es peligroso. Con frecuencia hay escasez de comida, guerras y soldados por todas partes, gobernantes y líderes políticos que son estúpidos, indiferentes o crueles. Cuando empecé a pensar en la creación de Anna y el hombre Golondrina, a menudo me venían a la cabeza las similitudes que existen entre este entorno mágico del relato y gran parte de Europa central y oriental durante la Segunda Guerra Mundial.

Usted es actor de profesión, pero también ha tenido otros puestos de trabajo a lo largo de su carrera. ¿Qué estaba haciendo en el momento en que el libro fue adquirido para su publicación?

Como ocurre con frecuencia en la vida de personas que tienen trabajos creativos, a veces tienes que aparcar momentáneamente tu trabajo para pagar las facturas y, en muchas ocasiones, esos trabajos que haces para sobrevivir terminan quitándote más tiempo del que querrías. Cuando vendí Anna y el hombre Golondrina estaba trabajando en un sótano sin ventanas de un restaurante mexicano, sentado en una pequeña mesa y en una silla incómoda mientras trataba de atender los pedidos que llegaban por teléfono. Los dueños del restaurante eran amables conmigo y me daban trabajo cuando lo necesitaba (por no hablar de las excelencias del taco de pescado que preparaban), pero no hace falta decir que me alegré mucho cuando cerré el contrato del libro.

Soldados alemanes y polic°as jud°os en el gueto de Lodz

¿Qué similitudes y diferencias encuentra entre escribir y actuar?

Cuando actúas te conviertes en responsable de la vida externa (y también interna, dependiendo del enfoque) de un personaje, y te ocupas de todo lo relacionado con él –decides cómo camina, cómo habla, cómo se relaciona con los demás e incluso (en conjunto con el diseñador de vestuario) de cómo lleva la ropa–. Se trata de una inmersión profunda en una mente humana, y es un proceso muy gratificante. Escribir, por el contrario, te proporciona más control sobre el proceso creativo. Por ejemplo, si crees que un personaje no se pondría una determinada chaqueta en una circunstancia concreta, no tienes por qué negociarlo con un diseñador de vestuario o un director, ya que tú asumes la función de ambos a la vez. O yendo más lejos, si decides que el cielo es de color verde lima o que todos los productos de la panadería comparten un lenguaje secreto en común, pues perfecto; está bien.

Por supuesto, la desventaja de esto es que no hay nadie que te frene cuando te enredas en digresiones sobre las tendencias lingüísticas del pan de centeno. Y tener colaboradores creativos no es sólo útil y divertido para poner fin a tus malas ideas, sino que puede ser emocionante tener otro artista frente a ti que te de nuevos temas sobre los que pensar y con los que jugar.

Su libro se está publicando como YA (Young Adult). ¿Qué opina sobre esa designación? ¿Cuál cree que es el público del libro?

No escribí Anna y el hombre Golondrina para ningún público en concreto. De hecho, en todo caso, lo he escrito para cada uno en particular.

¿Quién es el hombre Golondrina?

Esa es una muy buena pregunta. Si alguna vez lo averiguas me gustaría saberlo.

¿Cómo se le ocurrió el personaje de Anna?

Anna se parece mucho a mí o, más bien, es muy parecida a como yo recuerdo sentirme de niño. Hay una parte de los niños (tal vez la más importante) de la que demasiadas personas se desembarazan a medida que se hacen mayores; se trata de esa parte que formula y hace preguntas. Al concebir el personaje del hombre Golondrina, vi claramente que él era un hombre que tenía un tipo muy particular de la magia––esa magia sutil y que escapa a las definiciones– y Anna es, tal vez, en forma destilada, la parte de cada niño que se da cuenta de que ese hombre sin paraguas en medio de la acera está completamente solo.

¿Tiene una conexión personal o familiar con ese periodo de la historia?

Soy judío, pero afortunadamente mi familia no estuvo en Europa del Este durante el Holocausto, así que en ese sentido no puedo decir que tenga una conexión personal. En otro sentido (y es difícil dar una medida de lo cierto que es esto), si creces sintiendo la identidad judía en cualquier momento después de1945, tienes que tener por fuerza una conexión personal con el Holocausto.

¿Qué espera que los lectores obtengan de Anna y el hombre Golondrina?

Preguntas. Y la necesidad de preguntarse aún más cosas.

Como autor primerizo, ¿cuál ha sido su parte favorita del proceso de publicación hasta el momento?

Es increíble poder compartir personajes e ideas que surgen dentro de mi cabeza con gente interesante y entusiasmada, a la que probablemente nunca habría tenido la oportunidad de conocer. ¡Estoy encantado de poder ofrecer algo para leer!

 

Libro

Anna y el hombre Golondrina

Gavriel Savit – Ed. Plaza & Janés

256 págs

16,90€

POST DESCATACADOS