Rubén Darío: Cementerio de su muerte

RubÇn Dar°o 1

“Juventud, divino tesoro, ¡ya te vas para no volver!”. A medida que nuestra edad avanza, estas palabras con las que comienza el poema de Rubén Darío Canción de Otoño –quizá el más difundido– van teniendo un entrañable y profundo significado.

JOSÉ LUIS VALBUENA

 

Rubén Darío fue un poeta, periodista y diplomático nicaragüense nacido en San Pedro de Metapa, ciudad posteriormente renombrada en 1920 como Ciudad Darío en su honor. Su nombre auténtico era Félix Rubén García Sarmiento, pero la familia paterna era conocida desde generaciones por el apellido Darío, que él adoptó. Fue criado por sus tíos abuelos Félix y Bernarda, a quienes consideró en su infancia sus verdaderos padres, ya que apenas tuvo contacto con los biológicos, separados. La madre residía en Honduras y a su padre lo llamaba tío Manuel.

Fue un niño prodigio. A los tres años sabía leer. Pronto devoró El Quijote, Las mil y una noches, la Biblia y otras muchas obras notables. Se conserva un soneto escrito por él a los doce años, y publicó por primera vez en un periódico poco después de cumplir los trece, alcanzando finalmente fama de “poeta niño”.

Dadas sus dotes en ese campo, algunos políticos liberales pensaron que debería educarse en Europa. Cuando sólo tenía quince años, Darío se presentó ante Joaquín Zavala, entonces presidente de la nación, y le preguntó si podía ir a estudiar a Europa; pero lo hizo después de haberle presentado un poema religiosa y políticamente inconveniente. Al escuchar su solicitud, Zavala le contestó: “Hijo mío, si así escribes contra la religión de tus padres y de tu patria, ¿que será si te vas a Europa a aprender cosas peores?”.

Libro s¢lo como ilustraci¢nSus primeros poemas son una mezcla de tradicionalismo y romanticismo. En 1890, escritores como Ramón María del Valle-Inclán y Antonio Machado le reconocieron como el creador e instaurador de una nueva época en la poesía en lengua española. Llamado “El príncipe de las letras castellanas”, es el máximo representante del modernismo literario en lengua española. Su obra supuso una auténtica revolución en la métrica y enriqueció la poesía de nuestra lengua con nuevas posibilidades rítmicas.

Poseía una superdotada memoria, gozaba de una creatividad y retentiva geniales, y era invitado con frecuencia a recitar poesía en reuniones sociales y actos públicos. En 1907 fue nombrado representante diplomático de Nicaragua en Madrid. En 1913 se retiró a la isla de Mallorca en una crisis de profundo misticismo, hasta que en 1915 regresó a América para fallecer al año siguiente en Managua.

Hay una graciosa anécdota en relación con Rubén Darío. Después del gravísimo terremoto de 1972 en Nicaragua, su presidente, el general Anastasio Somoza, quiso agradecer al presidente de México, Luis Echeverría, la ayuda prestada por su país. Decidió enviarle un ejemplar autografiado hacía ochenta años de Azul, el libro de cuentos y poemas de Rubén Darío que pasa por ser una de las obras más relevantes del modernismo hispánico. Nada más recibirlo, Echeverría llamó a su secretario para corresponder con una nota de agradecimiento.

–Redáctela diciendo algo así como: general Somoza, le ruego exprese al señor Rubén Darío, que tuve el placer de leer…

–Señor Presidente… –le interrumpió su secretario–, el poeta Rubén Darío está muerto.

–Bueno, que le digan a su esposa…

–Señor Presidente, su esposa también está muerta.

–Entonces, a sus hijos.

–Todos están muertos –respondió el secretario al ver la ignorancia de su presidente.

Entonces Echeverría comentó preocupado: “Carajo, en verdad estuvo fuerte el terremoto” .

POST DESCATACADOS

  • Manuel Campos

    Me llena de mucho agradecimiento, la publicación sobre el centenario, de nuesyro Ruben Dario, en verdad, quisiera que muchas personas leyeran sobrr su magnifica hobra de la que , manuecomo Nicaraguense, me siento muy orguyoso.

  • http://timovil Manuel Campos

    Agradesco la publicación, acercarca de nuestro Ruben Dario, como Nicaraguense considero es nuestro mayor orgullo.