Jorge Traver: extranjero en ninguna parte

Captura de pantalla 2016-05-05 a las 10.41.02

Jorge Traver: extranjero en ninguna parte

Él mismo lo dice: “No sentirme extranjero en ninguna parte; ese es el bagaje de mi vida”. Jorge Traver, madrileño nacido en 1971, es escritor y, sobre todo, viajero. Autor de dos novelas, licenciado en Derecho y en Teoría de la Literatura y Literatura Comparada, tiene un máster en Estudios Literarios y ultima su tesis doctoral, también relacionada con la literatura. Desde hace más de una década, colabora en programas de radio y revistas. En Qué leer se encarga de críticas literarias y de la sección de grandes autores, y esta labor la compagina con el mundo de los viajes.

texto Inocencio Newman foto Ofá Bondi

En la actualidad, Jorge Traver es director de Producto Internacional en Pangea the Travel Store, abierta en Madrid el pasado mes de octubre. Aunque lleva a cabo un gran trabajo junto a su equipo, diseñando rutas e itinerarios por todo el planeta, con el fin de acercarlos a todos los públicos, su lugar, como él mismo reconoce, está allí donde pueda mancharse las botas de barro. Liderando expediciones ha recorrido casi todo el mundo. Por eso, le hemos pedido que nos hable de viajes y de libros; que nos recomiende destinos y lecturas.

Japón

Haruki Murakami (Kioto, 1949) – Tokio Blues (Norwegian Wood) (1987). Japón es un extraordinario destino para cualquier viajero, un país que ofrece una chocante combinación entre la modernidad más futurista y sus ancestrales tradiciones, un país lleno de contrastes que a nadie deja indiferente. Contrastes que, dicho sea de paso, encontramos de igual modo en su literatura, que abarcando casi dos milenios de escritos se abrió a las influencias de Occidente tan solo en 1868, tras el ascenso al poder del emperador Meiji.

El gran Haruki Murakami, que suena como candidato al premio Nobel de literatura desde hace ya algunos años, escribió una de sus mejores novelas, Tokio Blues (Norwegian Wood), publicada en 1987, con el afán de retratar la sociedad japonesa de finales de los años sesenta, cuando los estudiantes protestaban, como en tantos otros países, contra casi todo. No es la visión de Murakami particularmente benévola con todo ello, pero su retrato de aquel Japón resulta muy interesante como punto de partida para quienes viajen hoy con la idea de conocerlo en profundidad.

Sudáfrica

J. M. Coetzee (Ciudad del Cabo, 1940) – Verano (2009). Sudáfrica es para muchos la puerta de entrada al mundo de los safaris, un país que como destino viajero suele combinarse con Namibia o las cataratas Victoria, entre Zambia y Zimbaue, y en menor medida con Mozambique a través del Parque Nacional Kruger, que conforma el Parque Transfronterizo del Gran Limpopo junto al de Gonarezhu, en Zimbaue, y el propio Limpopo mozambiqueño.

J.M. Coetzee, ganador del premio Nobel de Literatura en el año 2003, escribió una serie de memorias noveladas, siendo la tercera entrega Verano, cuya acción transcurre principalmente en Ciudad del Cabo a mediados y finales de los años setenta. El retrato de la sociedad sudafricana de aquellos años, que asistió estremecida a los disturbios de Soweto de 1976, puede ayudar a entender al viajero el complicado pasado de un país que lucha aun por superar las heridas que tantos años de segregación racial y aislamiento internacional produjeron.

Perú

Mario Vargas Llosa (Lima, 1936) – Conversación en la catedral (1969). Probablemente cualquier persona que tenga un mínimo espíritu viajero ha soñado con Machu Picchu, los incas y el Valle Sagrado. Sin olvidar el lago Titicaca, el valle de Colca, Nazca y Paracas o Iquitos, en el Amazonas. Perú no decepciona a nadie. Nunca. Y, como ocurre con tantos y tantos lugares, su literatura es una magnífica forma de conocer algo mejor el país, las costumbres y la historia antes de poner pie en él.

Captura de pantalla 2016-05-05 a las 10.42.05Mario Vargas Llosa, premio Nobel de Literatura en 2010, retrató muy bien el Perú de la dictadura del general Odría (1948-1956) en la que para muchos es su mejor novela, Conversación en la catedral. La gigantesca corrupción pública, las disputas por el poder, los grupos considerados subversivos… La lectura de esta novela es una manera inmejorable de comprender los orígenes del Perú de hoy, algo más estabilizado desde una perspectiva política y social y que recibe con los brazos abiertos a todo aquel que se le acerca.

Estados Unidos

Philip Roth (Nueva Jersey, 1933) – Némesis (2010). Sería absurdo tratar de resumir en unas pocas líneas lo que ofrecen los Estados Unidos como destino viajero. Es tal su diversidad, tantos sus contrastes, que semejante tarea habría de hacerse, cuando menos, dividiendo el país en distintas zonas geográficas: costa Este, costa Oeste, Florida, el Sur… Las posibilidades son casi infinitas, y todas igual de válidas. Por eso, acercarse al gigante americano a través de su idiosincrasia, de las diferentes formas de ver la vida que tienen los descendientes de los emigrantes italianos, o irlandeses, o judíos, puede aportar una visión diferente e innovadora.

Captura de pantalla 2016-05-05 a las 10.41.53Philip Roth, eterno candidato al premio Nobel y, sin duda, uno de los mejores narradores estadounidenses del siglo XX, refleja en Némesis las condiciones de vida en los años cuarenta del pasado siglo en su Nueva Jersey natal, el de las generaciones de judíos que, aun siendo nacidos ya en Estados Unidos, todavía hablan yidis y no están integrados del todo en la sociedad.

Argentina

J. L. Borges (Buenos Aires, 1899) – Ficciones (1944) y El Aleph (1949). Argentina es fascinante. Buenos Aires, Iguazú, Bariloche, Calafate, Ushuaia, la Patagonia, los Andes… Nombres todos que evocan el espíritu viajero de aquellos que eligen ir hasta los confines del mundo y mezclarse con gauchos, marineros o exploradores. Un destino que combina lo urbanita con una naturaleza salvaje y maravillosa y tan diferente como pueden serlo las cataratas de Iguazú de la Pampa, los Andes, los glaciares del Calafate o el archipiélago de la Tierra del Fuego.

Jorge Luis Borges fue, probablemente, el más grande de los escritores argentinos, con el permiso de Julio Cortázar, y que no ganase el premio Nobel de Literatura una de las más grandes injusticias cometidas por la academia sueca. Ficciones, libro de cuentos publicado en 1944 y que consta de dos partes, El jardín de los senderos que se bifurcan y Artificios, es quizá su mejor obra, junto a El Aleph, publicado algunos años después, en 1949. A Borges hay que leerlo al tiempo que viaja uno a la Argentina; no en vano, es tan icónica su escritura como cualquiera de los lugares mencionados en el párrafo anterior, y conocerlo resulta, por tanto, tan importante como visitar dichas tierras.

POST DESCATACADOS