La grandeza de España

Captura de pantalla 2016-05-06 a las 13.18.58

LA GRANDEZA DE ESPAÑA

El director y fundador del periódico madrileño El Distrito, Jesús Ángel Rojo Pinilla, nos descubre en Cuando éramos invencibles los episodios más increíbles acontecidos en los más de cuatro siglos del Imperio Español.

Men’s Detroit Lions Nike Blue Essential Logo T-Shirt, Cheap Jerseys china, wholesale jerseys,San Diego Chargers WinCraft Bottle Opener Key Ring Keychain., wholesale jerseys, wholesale jerseys from china

Cuando éramos invencibles es un compendio de artículos sobre batallas, donde los españoles siempre salimos victoriosos. Se trata de explicar una parte de nuestra historia haciendo ver al lector que nuestro pasado no se basa en continuos desastres, sino también en momentos de grandeza y heroicidad que nos hacen entender la historia olvidada de nuestro país. Al leer el libro descubrimos una historia de España sin complejos, directa, que trata de contrarrestar a la falsa Leyenda Negra que ha negado injustamente quiénes hemos sido y quiénes somos. Un país como el nuestro, lleno de héroes olvidados, necesita que muestren a nuestra gente un pasado glorioso como fue el español. Evocar nuestro pasado, es recordar a todos aquellos hombres y mujeres que se sacrificaron y dieron su vida por lo que somos ahora, un país puntero, de una cultura milenaria dentro de la gran cultura de Occidente.

A través de 36 relatos de historia, que abordan desde la batalla de las Navas de Tolosa hasta la Conquista del indómito Oeste de Norteamérica, me he embarcado en la aventura de narrar los principales hechos heroicos ocurridos durante los 400 años de existencia del Imperio español. Bernardo de Gálvez, Blas de Lezo, María Pita, Hernán Cortés o Francisco Pizarro, entre otros, protagonizan estos episodios que han quedado relegados de los libros escolares. El libro pone de manifiesto episodios que se ocultan o minimizan en una obra escrita desde el punto de vista de un periodista, lo cual añade el aliciente de hacerla más accesible y amena.

En el libro, el lector descubrirá episodios sobre los que se ha escrito muy poco: cómo los españoles fundaron la primera ciudad de los Estados Unidos (San Agustín de La Florida), 50 años antes que llegaran los anglosajones, que también fue el primer santuario de la libertad para los esclavos negros que huían de la esclavitud británica; la navegación por el Océano Pacífico, conocido como el Gran Lago español; cómo Hernán Cortés, al mando de un reducido grupo de españoles y de una coalición de pueblos indígenas, conquistó la ciudad de Tenochtitlán, poniendo fin al poderoso Imperio azteca; el asedio de Melilla por parte de los musulmanes, que los reyes es- pañoles planearon abandonar pero finalmente consiguieron con- servar con muchos sacrificios; la batalla de Cartagena de Indias, donde Blas de Lezo con sólo seis barcos venció a una flota británica compuesta por 195 navíos… Pero, sobre todo, el libro descubre que nuestra armada ha sido una de las más potentes del mundo.

Denuncia las falsedades y ocultaciones de la historiografía anglosajona dominante en el mundo, rompiendo con el mito de la invencibilidad de la flota británica. No es cierto que los ingleses nos hayan vencido sistemáticamente. El desastre de la Contraarmada Inglesa (en 1589, el pirata Drake fue estrepitosamente derrotado, el 75 % de la marinería), la batalla de la Isla de las Flores, donde la armada ibérica recupera el dominio del Atlántico, o la hecatombe de la Pérfida Albión frente las costas de Cádiz en 1625, entre otros episodios históricos, muestran al lector una realidad muy diferente a las que recogen las películas.

Captura de pantalla 2016-05-06 a las 13.18.58Hay dos características españolas que son fascinantes. La primera es una sorprendente capacidad para recuperarse. En el momento en que todo parece perdido, hundido y deprimido, cambian las tornas y volvemos a galopar. La Leyenda Negra, que nos presenta como condenados a la decadencia, no puede aceptar esa realidad, así que la oculta. La segunda característica notable de los españoles es su capacidad para hibridarse, que se traduce en el mestizaje. La Leyenda Negra ha ninguneado un momento clave de la historia universal, el Descubrimiento, limitándose a satanizar la Conquista. La Conquista fue, sin duda, una hazaña extraordinaria, pero el descubrimiento de América, del Pacífico y Filipinas es mucho más interesante, porque es algo personal y mutuo; algo tan íntimo como el encuentro, hace cinco siglos, de un español y una india que se aman, y entre besos y caricias engendran la Raza Cósmica que imaginó Vasconcelos.

La Conquista de América también fue diferente a otras por incorporar, por primera vez en la historia de la humanidad, leyes para la protección de los pueblos indígenas. Las Leyes de Burgos de 1512 establecieron la condición de hombres libres de los indígenas, con la prohibición expresa de ser explotados, sin perjuicio de la obligación de trabajar a favor de la Corona como súbditos de la misma. Y como refiere el historiador Hugh Thomas: “El mestizaje fue la mayor obra de arte lograda por los españoles en el Nuevo Mundo, una mezcla de lo europeo y lo indio. A aquellos que piensen que se trata de una afirmación obvia les pediría que consideren cuán raro fue este estado de cosas entre los anglosajones y los indios de Norteamérica. Existen razones obvias para dicha rareza, por supuesto –y no es la menor la ausencia de una sociedad urbana entre los indios norteamericanos–, pero no tenía por qué haber constituido una barrera tan grande como resultó”.

Cuando éramos invencibles rememora cómo los españoles, con tan solo ocho millones de habitantes, conseguimos dominar el mundo, reivindica el orgullo que nuestro país ha perdido, busca aceptar lo español como algo natural sin ta- pujos ni miedos y descubrir una historia vacía de complejos y transparente. España debe a estos grandes héroes, a sus hazañas y sus gestas, que actualmente sea uno de los países punteros de Occidente. El propósito final que persigue insaciablemente el libro –y su autor– es dar un giro al pensamiento general de la sociedad de hoy en día sobre “lo español”. Por ello se habla de nuestros triunfos sin olvidar los fracasos, y no al revés, como se viene haciendo. Y se persigue también que se enseñe en las escuelas que nuestras raíces merecen ser recordadas y abandonado el oscurantismo que se ciñe sobre nosotros para decir al mundo que sí fuimos invencibles.

Captura de pantalla 2016-05-06 a las 13.25.24Cuando éramos invencibles

Jesús Ángel Rojo Pinilla – Ed. El Gran Capitán

221 págs

19,99€

POST DESCATACADOS