María Pau Domínguez

maria pau dominguez

 

Dos décadas de la popular periodista Mari Pau Domínguez

MARÍA PAU DOMÍNGUEZ

Hace ya más de dos décadas que la popular periodista Mari Pau Domínguez dio el salto a la escritura. Y no fue una mala decisión, porque cada vez nos hace disfrutar más con sus libros. Ahora publica la apasionante novela La corona maldita (Grijalbo).  

Ingrid González  

Comenzó muy joven su carrera como periodista. En 1993 debuta como escritora. ¿Qué fue lo que impulsó su deseo de escribir?

Tuve mi primer contrato como redactora en TVE en Sant Cugat, Barcelona, cuando me faltaba un examen para terminar el último año de carrera. Y desde que aprendí a escribir ya componía poemas y narraba. Cuando publiqué por primera vez en 1993 fue increíble, vi cumplido un sueño que me parecía inalcanzable. Otro sueño fue obtener, en 2009, el I Premio Caja Granada de Novela Histórica.

Televisión, radio, prensa, literatura… ¿En cuál de estos mundos se siente más satisfecha en el sentido personal y profesional?

La actividad periodística poco tiene que ver con la literaria. Son mundos tan diferentes… que me enriquecen de distinta manera, pero que me apasionan por igual. He cumplido treinta y dos años como periodista, conozco bien la televisión, que es donde he desarrollado la mayor parte de mi trayectoria, y en ella sigo con las mismas ilusiones. Pero encerrarme a escribir es una experiencia inigualable.

Usted se decanta por escribir novela histórica. ¿Por qué este género y no otro?

Nuestra historia es apasionante, entretenida, plagada de luces y sombras, fuimos un imperio que después se fue perdiendo, hemos tenido reyes que han conspirado y que han tenido vidas amorosas a la altura de cualquier epopeya. Son los ingredientes para una buena novela. Además lo considero una forma amena de divulgar hechos y vidas de personajes, a veces relegados al olvido, que han sido trascendentes para nuestra identidad como país. Somos lo que somos hoy gracias a lo que hemos sido en el pasado, tanto en lo bueno como en lo malo.

¿Qué la llevó a escoger a Felipe V como protagonista de La corona maldita?

Un par de años antes de la abdicación de Juan Carlos I estaba convencida de que ésta acabaría produciéndose, como así fue. Sin embargo, entonces muchos lo consideraban una locura, pero yo empecé a investigar porque me llamaba la atención que el primer Borbón que reinó en España ya abdicara aunque, al morir su hijo Luis I, se vio obligado a reinar por segunda vez. Creí que sería buen momento para conocer a fondo de dónde procede y cómo era la dinastía que aún hoy, tres siglos después, sigue reinando en nuestro país.

Mari Pau Dom°nguez 2 foto Gloria Rodr°guez

Foto Gloria Rodríguez

Desde luego, Felipe V fue una persona muy “peculiar”. ¿Podría contarnos alguna de esas peculiaridades poco conocidas de él?

¡Fueron muchas! Estaba obsesionado con la sangre. Desde los tiempos de Carlos V ningún monarca había pisado un campo de batalla, hasta que llegó Felipe V. Disfrutaba sintiéndose manchado por la sangre de los caídos y se paseaba entre los cadáveres. También tenía fobia al sol, al creer que si un rayo le tocaba los hombros penetraba hasta sus órganos vitales destruyéndolos, por eso dormía durante el día y trabajaba de noche. Una locura, similar a la del convencimiento de que a través del blanco de la ropa se pretendía envenenarle. No era amigo de la higiene pero sí de los relojes. Pasaba horas manipulándolos.

Escribir una novela con trasfondo histórico requiere mucho trabajo previo a la escritura. Cuéntenos cómo se prepara y se documenta.

El proceso previo a la escritura es apasionante, aunque muy laborioso ya que, por la temática de mis novelas centrada en la vida más íntima y personal, he de leer extensas obras para, a veces, extraer sólo un par de ideas. Después me gusta ir a las fuentes para conseguir documentos de primera mano. Impresiona leer de puño y letra de los protagonistas siglos después. Nuestra historia es rica e intensa, más que ninguna otra. Deberíamos estimarla más.

Actualmente está en auge todo lo relacionado con la historia: series de televisión, películas, documentales, novelas históricas… ¿Cree que el público se está interesando más por conocer la historia o sólo es una moda?

Desgraciadamente me temo que sea una moda pasajera. En ellos, el género histórico en literatura ha demostrado ser el más estable. Lo demás, pasará pronto. Lo digo con pena.

¿Qué supuso para nuestro país el cambio dinástico?

Todo un impacto. España arrastraba siglos de moral y costumbres austeras impuestas por la dinastía de los Austria que chocaron con la borbónica hasta en el vestir. De ser una corte oscura y recatada pasó a ser brillante y colorista, rindiendo culto a la belleza y al placer, algo inusual y escandaloso para el Imperio español. El desembarco de la libertina Versalles en la corte española se produjo hasta en las alcobas.

¿Por qué pesaba tanto la corona española sobre Felipe V? ¿Fue su reinado la causa de su demencia?

Diría que fue al revés: su demencia fue la causa de que no quisiera reinar. Le habría pesado cualquier corona, aunque bien es cierto que para su fragilidad de ánimo estar lejos de Versalles era un contratiempo que durante años no pudo superar. En la actualidad posiblemente le habrían diagnosticado una bipolaridad y, por supuesto, depresión crónica.

¿Por qué Felipe V pensaba que una maldición recaía sobre los Borbones?

Más bien que pesaba una maldición sobre él. Vivía atemorizado por la idea de la muerte. Sufría delirios y a veces no distinguía la realidad. Cuando firmó, en secreto –como se relata al comienzo de la novela–, el primer decreto de abdicación lo dejó muy claro: renunciaba a las tareas de gobierno para retirarse del mundo y entregarse a la vida contemplativa y al culto a Dios, su único consuelo.

Antes de la llegada de Isabel de Farnesio a España, se esperaba una mujer sumisa y sin muchas pretensiones intelectuales, todo lo contrario a lo que ella era en realidad. En todo caso, ¿fueron sus “artes amatorias” las que encandilaron a Felipe V?

Al principio, Isabel se quedó sorprendida de las habilidades de su esposo en la cama y de las posturas nada ortodoxas que practicaba en el coito. Pero fue rápida en adaptarse y consentir todas las peticiones y hábitos de Felipe, por extraños que le pudieran parecer. Fue lo que se dice una esposa complaciente al darse cuenta de que esa era la manera de manejar la voluntad del rey.

maria pau¿Puede hablarnos de Felipe V y el sexo?

Tal vez la complejidad y tortura de su mente fuera la causa de su desmedida afición al sexo. Sometió a sus esposas a la práctica diaria del coito con la intención de conseguir orgasmos múltiples. Se dice que tal exageración pudo haber acelerado la temprana muerte de la primera, María Luisa de Saboya. Cada mañana, al levantarse, tomaba un brebaje para estimular el vigor sexual. Con la segunda, Isabel de Farnesio, decidió celebrar los Consejos de gobierno en la cama, con la presencia de sus consejeros, para no perder tiempo. La masturbación estuvo torturándole desde la adolescencia. Se entregaba a ella con desenfreno para luego ir a confesarse arrepentido. Hay que destacar que jamás quiso recurrir a la prostitución, algo habitual en los reyes de cualquier época.

Isabel de Farnesio, una mujer muy inteligente y con sed de poder, supo cómo manejar a Felipe V. ¿Podría decirse que, realmente, quien reinaba era ella más que él?

Llegó un momento, con el agravamiento del estado mental del rey, que fue ella quien tomó las riendas del gobierno. Hacía y deshacía a su antojo con un único fin: conseguir para su descendencia cuantas más coronas fueran posibles. Le obsesionaba que reinaran los hijos del rey habidos en su primer matrimonio y manejó la política internacional para colocar en buenas posiciones a los suyos propios. Al final vio cumplido su sueño de ver a su primogénito reinar como Carlos III.

Isabel fue una pieza clave en la historia de España. ¿Cree que sin ella Felipe V hubiera podido reinar, dado su estado mental?

Creo que no es exagerado pensar que sin Isabel de Farnesio la historia de los Borbones en España habría sido absolutamente distinta. Es más, dado el permanente estado depresivo de Felipe V y su conflicto íntimo de no querer reinar, la dinastía podía haber muerto en España al poco de estrenarse.

¿Era muy intrigante la Corte del primer rey Borbón?

Muchísimo, sobre todo por parte de Isabel de Farnesio.

¿Y ahora…?

¡Tendremos que esperar al menos cien años para conocer todo sobre ella! Pero por lo que parece… Vamos, que no hay más que leer la prensa… 

LA CORONA MALDITALa corona maldita

María Paul Domínguez – Ed. Grijalbo

352 págs

21,90€

POST DESCATACADOS