Entre la Bhagavad-gita y la vida

PRINCIPAL Krishna, Pandavas y Kauravas

 

ENTRE LA BHAGAVAD-GITA Y LA VIDA

En el Colegio de México, Juan Arnau (Valencia, 1968) estudió sánscrito junto a Rashik Vihari Joshi y se estableció en Michigan, donde permaneció seis años. Fue en 1995 cuando viajó a la India becado por la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI), y en la Universidad de Benarés se inició en el conocimiento de la filosofía y de la cultura indias junto al profesor Óscar Pujol.

online wholesale nfl flag, Cheap Jerseys china,wholesale nfl jewelry&, Cheap Jerseys china,cheap nfl jerseys vip, wholesale nfl jerseys,Men’s Dallas Cowboys Navy Kestrel Pullover Hoodie., Wholesale Indianapolis Colts Jerseys

Roberto Carlos Mirás

Actualmente, a la faceta de escritor de Juan Arnau se suma la de profesor en la Universidad Europea de Valencia. A lo largo de su vida ha escrito diversas obras que, aunque diferentes, tienen un nexo en común, desde La palabra frente al vacío. Arte de probar, Cosmologías de India (FCE) y Antropología del budismo (Kairós) a La leyenda de Buda (Alianza). Pero es ahora, tras la publicación de su Premio de la Crítica Valenciana y Finalista del Premio Nacional de Ensayo 2015 con Manual de Filosofía Portátil, cuando da a conocer en una nueva obra el Conocimiento y la Sabiduría a través de la Bhagavad-gita. Edición bilingüe de Juan Arnau. Un volumen que cuenta con un prólogo del profesor Óscar Pujol. Como el mismo Pujol apunta: “Fue una mala traducción la que me golpeó con la fuerza de un relámpago y me reveló en un instante el mensaje de la Bhagavad-gita. No importó que fuera deficiente, de un inglés tosco y arcaico”, a lo que añade: “No se trata tan solo de que con cada lectura se descubran nuevos significados, sino que cada una de ellas amplíe el horizonte de la propia ignorancia, haciéndole a uno más humilde y por tanto más propenso al conocimiento”.

Quizá haya sido ese relámpago el que tuviera en su momento el propio Juan Arnau, cuando desde hace un tiempo venía barajando trabajar en esta versión que tenemos en nuestras manos. Nos acerca a una obra monumental en todos los sentidos, traducida en numerosas ocasiones y que, pese al paso del tiempo, sigue estando de actualidad. Ya Al Biruni (973-1048), el viajero, astrónomo y matemático persa, se ocupó de ella en su famoso libro sobre la India. Tiempo más tarde Abul Fazl, amigo del emperador Akbar, la tradujo en prosa al persa. Desde que fue traducida en 1785 al inglés por Charles Wilkins, y editada críticamente y traducida al latín en 1823 por A. W. von Schlegel, ha sido traducida reiteradamente a los más variados idiomas europeos. Fueron muchos los que se sintieron atraídos por ella, desde Aldous Huxley, Gandhi o Thoreau hasta Joan Mascaró, Fernando Tola o Javier Ruiz Calderón, entre otros, siendo comentada y admirada por infinidad de autores. Y cada vez nos sorprende encontrarnos con un nuevo comentario o traducción. Pero Arnau ha dejado que sea la palabra la que hable. Traducir, interpretar y comprender es lo que supone adentrarse en una obra de estas características.

Juan Arnau foto QuinokNuestro autor sopesa las palabras, les da una vuelta una y otra vez hasta llegar a un lenguaje totalmente accesible para el lector. Se suma al entendimiento del sánscrito como una lengua viva –hay que decir que quien primero demostró la semejanza entre el sánscrito, el latín, el griego, el alemán y el ruso fue el jesuita francés Gaston-Lauren Coeudoux, en 1976, aunque su obra se conoció tarde y mal y pasó a un segundo plano–. Durante más de 3.000 años ha existido una cultura sánscrita en India, haciendo de la Bhagavad-gita una de las excelsas joyas espirituales de la literatura, y en ella nos encontramos con los himnos de los Vedas, el esplendor de los Upanishads, la sabiduría de las fábulas e historias de India, la filosofía del Sankhya o la poesía y el teatro que culminan en la gran poesía y el teatro de Kalidasa. Pero la Bhagavad-gita es el libro por excelencia, y su número reducido de páginas encierra aquellas cuestiones que todos nos preguntamos en nuestro interior y nos hacen formularnos nuevas preguntas constantemente.

Este gran volumen nos invita a leerlo lentamente, sin prisas, viéndolo como una obra que probablemente ha sido compuesta en varias etapas entre los siglos III al I a.C. Un diálogo entre Krsna y Arjuna previo a la batalla de Kuruksetra, donde se revela la siempre vigente lección de cómo vivir y actuar en el mundo. Aclamado como uno de los libros más representativos no sólo del hinduismo y del Vedanta, sino también de la Philosophia perennis, forma parte del Mahabharata, la gran epopeya de la India que comprende cien mil estrofas –generalmente de dos versos cada una– y cuyo núcleo central está formado por la lucha fratricida que enfrenta a dos ramas rivales de una misma familia real. Una constituida por los Pandavas, hijos de Pandu, y otra constituida por los primos de los anteriores, los Kauravas o Kurus, hijos de Dhritarashtra.

Uno de los criterios interpretativos que facilitan la lectura de las diversas doctrinas expresadas en el poema, consiste en verlo como diversas ideas o distintos enfoques que forman parte de una misma realidad, donde responden a momentos diferentes de un mismo proceso. Debido a esa terminología y a esas expresiones ambiguas utilizadas muchas veces, la Bhagavad-gita se presta a varias interpretaciones, dando lugar a que distintas escuelas religiosas filosóficas de la India compusieron comentarios del poema de acuerdo a esos postulados que eran propios de cada una. Nos encontramos con una doctrina enseñada por Krsna como una síntesis del brahmanismo clásico y el teísmo devocional popular, que forma parte del Bhisma Parva, el sexto canto del Mahabharata anteriormente aludido, y que consta de setecientos slokas o versos, divididos en dieciocho capítulos que recogen este diálogo donde Krsna comienza indicando que sólo los muertos pueden ser muertos, pero lo espiritual que existe en ellos es inmortal.

Ahora entendemos mejor ese interés en las obras que giran en torno al Mahabharata, con grandes índices de audiencia en los hogares indios, que llevan a ese viaje en el tiempo en que todos formamos parte el Bien y el Mal; esa dualidad que, en ocasiones por obvia, no vemos y nos pasa desapercibida. No estamos ante un Evangelio del Hinduismo –nos gusta etiquetar demasiado en Occidente– sino ante una obra colosal cuya lectura nos sigue produciendo una interrogación en nuestro interior. Como dice Arnau: “No estamos ante un canto filosófico sino ante un canto a una forma de vida basada en la entrega y la devoción, que se apacienta en el mito y celebra lo inmutable”. Y volviendo a Pujol, hacemos nuestras sus palabras: “Dejemos que sea la Diosa misma del Lenguaje: ese río sonoro, rebosante de significado que es la base de toda elocuencia y el fulgor de toda inspiración”.

LibroBhagavad-gita

Edición bilingüe de Juan Arnau – Ed. Atalanta

208 págs

21 €.

POST DESCATACADOS